• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon

www.mbhMayaBacalar.com

  • Capitan Barba Chueca

La historia y el misterio del Azul Maya

En la Europa del siglo XVII, cuando Michelangelo Merisi da Caravaggio y Peter Paul Rubens pintaron sus famosas obras maestras, el pigmento azul ultramarino era hecho de una piedra semipreciosa llamada lapislázuli, proveniente de las lejanas minas en Afganistán, que costaba su peso en oro.

Sin embargo, al otro lado del océano Atlántico, los arqueólogos descubrieron que los mayas habían inventado un color azul resistente y brillante siglos antes de que sus tierras fueran colonizadas y sus recursos explotados.

Los arqueólogos que estudiaban las ruinas prehispánicas de Mesoamérica se sorprendieron con el descubrimiento de murales azules en la Riviera Maya, de inicios del año 300 después de Cristo.


  • "Una caja de sorpresas": las enigmáticas pinturas rupestres de la cultura maya encontradas en una cueva de México


Quizás el más famoso de los murales está en el templo de Chichén Itzá, creada alrededor del año 450 después de Cristo.


El color tenía un significado ceremonial especial para los mayas.

Ellos cubrían a las víctimas de sacrificios y los altares con ese color y eran ofrecidos pintados con un color azul brillante, escribió en un documento Diego de Landa Calderón, un obispo en la época colonial de México durante el siglo XVI.

Los arqueólogos estaban desconcertados por la resistencia del azul en los murales pero no fue hasta finales de la década de 1960 cuando se descubrió la fuente de la resistencia del azul Maya a través de los siglos: una rara arcilla llamada atapulgita, que se mezclaba con el tinte de la planta de añil.

Descubre más en el Viaje del Pirata.

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo