• White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon
  • White YouTube Icon
Mbh maya bacalar ra alter atardecer
  • Capitan Barba Chueca

¡Los chicles que hoy masticamos tienen su origen en la cultura MAYA!



Llamado "Sicté" en lengua maya, era un producto 100% natural de color blanco y no contenía azúcares ni saborizantes.

La técnica de extracción consiste en hacerle cortes a la corteza del árbol en zig-zag, desde la parte inferior hasta la superior, de tal manera que poco a poco esta blanca resina iba descendiendo a través de los cortes hasta la base misma del tronco, donde se colocaba una bolsa de almacenamiento para su recolección.


Con el tiempo se le añadió azúcar y se industrializó. Sin embargo, la producción de chicle fue afectada por la sustitución de la goma de chicozapote. Hoy en día, la gran mayoría de los chicles están elaborados con un plástico neutro, el acetato de polivinilo.


Pero, tranquila(o), porque en algunos lugares aún puedes comprar "chicle natural". Por ejemplo en la ciudad Mérida Yucatán se encuentra el mercado "Lucas de Gálvez" donde muy pocas personas lo venden.


Dato curioso: "Los Mayas, utilizaban el chicle para limpiar sus dientes o saciar su hambre antes de la comida y ayunos".

En México se producen alrededor de 450 toneladas por 46 ejidos de Campeche y 8 de Quintana Roo. Los estados de Campeche y Quintana Roo son los principales productores de chicle orgánico certificado en México que se exporta principalmente a Italia, Japón, Corea y Singapur.



Lo curioso es que este árbol también da unos deliciosos frutos, conocidos con el nombre de "Zapotes"



27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo